Carrusel Tu Lana
Tu Lana

Los pecados financieros

Mucha gente no podemos ahorrar por hacer tanto gasto a lo menso en cosas que ni necesitamos.

Las mujeres y hombres, sin importar edad, podemos caer en los llamados “pecados financieros” al momento de tomar decisiones y hacer compras. La CONDUSEF aconseja para lograr bienestar que es mejor tener una relación entre los hábitos; como no excederse con gastos de la quincena, siendo una de las fallas al derrochar. Los pecados son gula, avaricia, pereza, soberbia, ira, envidia y lujuria. Se aplican según el motivo de compra.

Pecados

Si quieres evitar los pecados evita lo siguiente:

  • Gula. Se explica si compras aunque ya tengas comida en tu refri y en la alacena, pero crees que te falta algo y sigues llevando cosas a casa.
  • Lujuria. Se traduce cuando compras por comprar y de forma impulsiva.
  • Avaricia. Es por acumular bienes, porque otros tienen más. No importa si uso tarjeta de crédito.
  • Pereza. Si gastas en cosas que puedes evitar por ejemplo: por no caminar rumbo al trabajo, por despertarte tarde, lo anterior pasa factura.
  • Ira. La principal motivación de compra es “resultados al momento”.
  • Soberbia. No ahorras.
  • Envidia. Si compramos sólo por esta razón tal vez nos llenamos de cosas innecesarias.

Ahorrar en el hogar

  • Eliminar deudas primero, porque si no esto genera más interés.
  • Dejar de fumar. Si es que tiene este hábito, dejarlo significa mejorar su salud y sus finanzas.
  • Cambiar en casa a focos ahorradores, es un ajuste dentro del hogar que hace tener mejor el bolsillo.
  • Si se tienen vacaciones tómelas en casa, esto le hace que encuentre el ahorro que tanto necesita para el año.
  • Hacer una cuenta bancaria que de intereses es lo de hoy.

Los “ofertones”

3…2…1… Comienzan a surgir las compras como “tentaciones”, cada una, es una trampa elaborada por especialistas del mercado para que compres algo que no necesitas. De verdad si todos salimos pensando esto, será difícil que lleguemos con un carrito del súper, lleno de cosas que no necesitamos y que se pueden posponer.
Y otra de las frases que nos han impuesto es…“Es fácil gastar pero no ahorrar”… pero ¿qué tal si comenzamos a pensar que no tiene nada de ciencia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *